Oración a la Virgen de Fátima

La oración a la virgen de fátima es una de estas oraciones que se asemeja a las que estamos acostumbrados, lo que diferencia a estas es que aquí le estamos orando a la Virgen de Fátima directamente.

Confiamos nuestras oraciones en ella principalmente para sanar males, enfermedades y tener una vida de plenitud.

Debemos hacer las oraciones como si estuviéramos meditando, es una de las cosas más importantes que se debe hacer al momento de rezar.

Uno de los mensajes que dio la virgen en el momento de su aparición  a los niños, era que oráramos todos los días y con mucha fé. 


Oh, santísima Virgen María, Reina del Rosario y Madre de misericordia, que te dignaste manifestar en Fátima la ternura de vuestro Inmaculado Corazón trayéndonos mensajes de salvación y de paz.

Confiados en vuestra misericordia maternal y agradecidos a las bondades de vuestro amantísimo corazón. Venimos a vuestras plantas para rendiros el tributo de nuestra veneración y amor.

Concédenos las gracias que necesitamos para cumplir fielmente vuestro mensaje de amor. Y la que os pedimos en esta novena, si ha de ser para mayor gloria de dios, honra vuestra y provecho de nuestra almas. 

Amén

La oración a la virgen de fátima es sanadora…


Bienaventurada María, Virgen de Fátima, con renovada gratitud por tu presencia maternal unimos nuestra voz a la de todas las generaciones que te llaman bienaventurada.

Celebramos en ti las grandes obras de Dios, que nunca se cansa de inclinarse con misericordia hacia la humanidad afligida por el mal y herida por el pecado para curarla y salvarla…

Custodia nuestra vida entre tus brazos; reaviva y alimenta la fe; Sostén e ilumina la esperanza;suscita y anima la caridad; guíanos a todos nosotros por el camino de la santidad.

Enséñanos tu mismo amor de predilección por los pequeños y pobres, por los excluidos y los que sufren por los pecadores y los extraviados de corazón:congrega a todos bajo tu protección y entrégalos a todos a tu dilecto Hijo, el señor nuestro Jesús 

Amén.


Historia de la virgen de Fátima

En el año 1917, ocurrió un increíble evento con 3 pastores en Fátima, Portugal; Específicamente en el pequeño pueblo de Cova da Iria.

Sus nombres eran Lucía dos Santos, Francisco Marto, y Jacinta Marto, todos criados como devotos de la fe católica y, mientras guardaban descanso en una montaña de Fátima.

Fueron sorprendidos por la aparición de la virgen María.

Hacía ya mucho tiempo en que se le pedía a la virgen interceder por la paz del mundo, pero el 13 de mayo del 1917 fue la respuesta a dichas súplicas.

Una luz intensa y angelical se presentó frente a los niños, haciéndose reconocible y sin opción a dudas.

La imagen de la virgen María que era recibida por el gozo de Lucía.

Francisco y Jacinta por tan inesperado encuentro.

La pequeña, pero importante petición de la virgen, fue llevar a todos un importante mensaje para alcanzar la paz.

Durante estos tiempos, se tenía que rezar el rosario con fe de que sería escuchado, siendo esta la herramienta más poderosa que estaba a manos del hombre.

Desde allí en adelante, los 13 de cada mes, la virgen se hacía presente hasta octubre.

extendiéndose la fe en ella y su rosario hasta la actualidad.